Estudio de alopecia

La palabra Alopecia se utiliza como sinónimo de calvicie, aunque no es equivalente, la caída estacional del cabello no es una alopecia.

Muchas veces nos encontramos con pacientes, sobre todo mujeres que traen un buen puñado de cabellos envueltos en un papel, para que veamos cuanto pelo se les cae.

Existen numerosas creencias (mitos) sobre el pelo algunas ciertas y otras no, aunque como ocurre con los refranes, que van de boca en boca, terminan considerándose verdad.

Por ejemplo:

-Suele decirse que alguien se ha quedado calvo por llevar el pelo largo ó que si uno se corta o se rapa el pelo va a “coger fuerza”, esto es totalmente falso.

-La más extendida es creer que el lavarse mucho el pelo, hace que se caiga más. El pelo esta “anclado” en la piel, no por lavarlo se cae más, lo que ocurre es que durante el lavado recogemos en un momento todos los pelos que se iban a caer a lo largo del día. Esto resulta alarmante sobre todo si estamos en periodo de caída.

-Una dieta de adelgazamiento sin control, si puede hacer que se caiga el cabello, tanto por falta de hierro y otros nutrientes, como por disminución del aporte de calorías.

-Un pelo es más graso por aumento de secreción de las glándulas sebáceas, esto es más intenso en algunas épocas de la vida como la pubertad y es debido a las hormonas masculinas. El cabello graso y la calvicie androgenética tienen de algún modo la misma causa, pero no es cierto que la grasa cause calvicie.

-El estrés puede favorecer un aumento de la caída del cabello y acelerar la progresión de la caída, pero no es causa de calvicie.

Normalmente el cabello crece (fase de anagen), descansa (fase de telogen) y se cae (fase de catagen).

A diario se van cayendo cabellos, mientras otros nuevos van creciendo, o sea los ciclos vitales del cabello están desincronizados. Este ciclo vital, es ininterrumpido y cada cabello lo sigue independientemente de los demás. La duración del ciclo varía según la edad, herencia, región del cuerpo. Así en una alopecia estacional, lo que ocurre es que se acelera el ciclo de renovación del cabello tras el verano y se caen más, estas caídas carecen de importancia, suelen recuperarse espontáneamente, incluso sin tratamiento.

Las causas de alopecia son muy numerosas y debemos recordar que una caída de cabello puede ser síntoma de otra enfermedad subyacente y que es el Dermatólogo el especialista que mejor puede ayudar.

Tipos de Alopecia:

-Alopecias no cicatriciales, en las que el folículo no se destruye aunque sufre otros cambios.

-Alopecias cicatriciales en las que existe daño de los folículos, por una enfermedad propia de ellos o independiente y que hace que la alopecia sea irreversible, es decir, el pelo núnca vuelve a crecer, por lo que es “urgente” su tratamiento.

Mucho cuidado con los “productos milagro”, no existen y normalmente son un reclamo publicitario que aprovechan la ansiedad que produce la alopecia en las personas que la padecen.

Por otro lado, en el momento actual, no existe ningún láser que sirva para tratar la alopecia.

En cuanto a los champús anticaída, de uso muy extendido, decir que sirven para la higiene del cabello y del cuero cabelludo, también para la descamación (caspa, psoriasis) de la piel del cuero cabelludo, pero NO son un tratamiento para la caída del cabello. Pueden ser vehiculo de principios activos, pero no suelen permanecer el tiempo necesario en contacto con la piel. Los dermatólogos especialistas en pelo, los usamos como complemento de otros tratamientos.

Es el Dermatólogo quien debe estudiar y diagnosticar cada caso concreto, hacer los análisis necesarios y poner el tratamiento específico para cada tipo de caída.


En Clínica Dermal fusionamos, dermatología clínica y estética médica, medicina y cirugía, lo último en tecnología con años de experiencia clínica.

Clínica Dermal es una nueva forma de entender la dermatología.

Localización

Dirección

Calle Hermanos Pinzón Nº15
04005 Almería.

950 083 385

info@clinicadermatologicadermal.com

Facebook